Cabecera

Si estos pensamientos y estas palabras son oportunas, reflexione sobre ellas y, con la ayuda del Espíritu Santo, actúe con conciencia. Creo de todo corazón que son el mapa de carreteras digno de confianza para llegar a su vida y su familia.

lunes, 14 de marzo de 2011

La properidad y la "fe de semilla"

por Andrew Strom


    Mucha gente piensa que la enseñanza de la "prosperidad" afecta solamente a aquellos en los movimientos de "palabra de fe" etc. Pero sus efectos se sienten mucho más ampliamente. Jesús dijo, "Un poco de levadura leuda la masa entera", y encontramos que esta enseñanza astuta ha infectado grandes partes del Cuerpo de Cristo en muchas maneras. Especialmente en América. Una de las razones principales es que esta enseñanza se ha alineado tan exitosamente con la TELEVISIÓN CRISTIANA.
El hecho es, la televisión cristiana puede costar mucho, entonces les ayuda tener mucho dinero. Y la enseñanza de la "prosperidad" ha comprobado que trae mucho dinero a los predicadores. ¡Realmente causa que la gente ofrende mucho! Entonces, esta clase de predicadores abundan en la televisión. Pero es una forma enfermiza de "cristianismo" que se presenta de esta manera. Y no es bíblico en absoluto, como veremos.
El evangelio de la prosperidad enseña básicamente que Jesús quiere no solamente quitar nuestros pecados y sanar nuestro cuerpo, sino que El quiere también que seamos prosperados e incluso "ricos". No solo espiritualmente, sino realmente bendecidos con todo tipo de posesiones, carros y casas, etc. Toda clase de pobreza y sufrimiento se considera como una "maldición", y sabemos que Jesús vino para liberarnos de la maldición.
Por supuesto que hay algo de verdad en esto. Si no fuera así, esta enseñanza falsa nunca hubiera sido aceptada. Pero la Biblia aclara que los seguidores de Jesús tienen que contar con COMPARTIR SU SUFRIMIENTO (Rom.8:17, Luc.14:27, etc.) Las Escrituras hablan también vez tras vez acerca de la afinidad de Jesús con los POBRES y Su oposición contra los ricos. De hecho, el peso de las Escrituras acerca de este tema es asombroso. Me sorprende que los predicadores de prosperidad puedan ser admitidos con las cosas que dicen.
Básicamente hay UN SOLO versículo en el Nuevo Testamento que menciona "prosperidad". ¡Y hay docenas y docenas de versos que dicen lo contrario! Este úncio verso es 3 Juan 2: "Yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma." Ahora, es interesante notar el verdadero significado de la palabra "prosperar" en este verso. El erudito del griego, W.E.Vine, dice que simplemente habla de "la prosperidad de la salud física y espiritual". ¡Entonces no habla de DINERO en absoluto!
Como dije, este es casi el único verso del Nuevo Testamento que los predicadores de prosperidad pueden usar. Cuando son honestos, tienen que admitir que la mayor parte del resto del NT es directamente en contra de ellos.
Quiero animar a cada uno que desea investigar este asunto, que consiga una concordancia y busque cada verso en el Nuevo Testamento que contenga una de estas palabras: 1) rico o riquezas, 2) dinero, 3) pobre, 4) posesiones, 6) tesoro, 7) vender, etc.
Ud. se sorprenderá de cuan fuertes son las Escrituras del NT acerca de este tema. Yo hice este estudio hace años, y me sorprendí de lo que encontré.
Al buscar la palabra "rico" o "riquezas", Ud. encuentra Escrituras como esta: "¡Ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo." (Luc.6:24) - "¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!" (Lucas 18:24) - "Los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo..." (1 Tim.6:9) - "¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán." (Stgo.5:1) - Hay muchas otras similares. ¡Búsquelas y verá!
Encontramos que cuando Jesús predicaba sobre los principios del reino de Dios, se ponía fuerte en esta área. Cuando el "joven rico" se le acercó, le dijo: "Vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme." (Mat.19:21). También a sus propios discípulos les dijo: "Vended lo que poseéis, y dad limosna" (Luc.12:33).
En nuestro capítulo anterior, sobre el diezmo, discutimos todo el asunto del "Dar" en el Nuevo Testamento. Como vimos, no hay ninguna ley que diga a los cristianos que den 10%. De hecho, lo que el NT enseña es que TODO lo que tenemos literalmente pertenece a Dios. Mucha gente declara, "Todo lo que tengo es de Dios", ¡pero no actúan según ello! En el Nuevo Testamento es claro que se ESPERABA de los cristianos que vendieran cualquier posesión, tierra o casa que no era realmente necesaria, para dar a sus hermanos y hermanas necesitados - especialmente las viudas y los huérfanos. ¡Seguramente no daban su dinero a predicadores ricos en la televisión! Y tampoco ofrendaban para construir un nuevo local de una iglesia. (Estas cosas no existían.) Ellos daban de CORAZÓN - y mientras una parte fue para apoyar el ministerio, la GRAN PARTE del dinero fue para alimentar y vestir a los POBRES (vea Hechos 2:44-45, 4:34-37).
Algunos quieren regresar al Antiguo Testamento y usar a personas como Salomón o Abraham como ejemplos de personas RICOS. Pero ellos no se dan cuenta de que el Antiguo Testamento es un "tipo" o "sombra" del Nuevo. (Col.2:16, Hebr.10:1). El Antiguo fue un pacto "físico", con un templo "físico" y rituales físicos, etc. Así eran también las "bendiciones" de Dios mayormente FÍSICAS y materiales. Pero hoy tenemos un pacto ESPIRITUAL - un pacto basado en el corazón, con bendiciones mayormente ESPIRITUALES. Por eso no debemos buscar las riquezas del Antiguo Testamento hoy. Vivimos bajo un pacto diferente.
Es muy obvio desde el Nuevo Testamento que NO EXISTE el evangelio de la "prosperidad". De hecho, es lo CONTRARIO. Jesús dijo: "Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios." (Luc.6:20). Y Santiago declaró: "¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?" (Stgo.2:5). Jesús dijo claramente que "no podéis servir a Dios y a las riquezas" (Mat.6:24); sin embargo es obvio que muchos cristianos hoy en día intentan servir a AMBOS. La enseñanza de "prosperidad" nos anima a hacer esto. Es una falacia muy peligrosa y dañina.
¿Entonces Dios quiere bendecir a Sus hijos o no? ¡Por supuesto que sí! Pero El quiere bendecirnos para que podamos DAR MÁS - NO para que podamos acumular más lujo para nosotros. ¿Cómo puede ser correcto que algunos cristianos sean ricos y abundantes en dinero y posesiones, mientras al otro lado de la calle hay cristianos que apenas tienen que comer?
Escuché una profecía de que el movimiento venidero de Dios, entre otras cosas, se edificará sobre "el dar de manera extravagante a los pobres". Yo realmente creo en esto. Estoy convencido de que es una prioridad muy alta en la agenda de Dios.

"Fe de semilla"

Es importante hacer aquí algunos comentarios sobre esta enseñanza, porque muchos predicadores de televisión la utilizan para presionar a la gente para que ofrenden a su ministerio. Esta enseñanza equivale a la doctrina de "dar para recibir", que abiertamente tuerce las Escrituras. Cuando un predicador dice algo como: "Siembra una semilla de cien dólares en mi ministerio hoy, y Dios te devolverá cien veces más", entonces está operando desde esta doctrina de la "fe de semilla". En realidad dice "Dar para recibir". La motivación para dar no es tanto el querer bendecir a este ministerio, sino RECIBIR ALGO A CAMBIO de Dios. La motivación es torcida. ¿Realmente creen que Dios "bendecirá" algo que viene de un corazón tan falso?
Pero algunos predicadores aman esta doctrina, porque les permite acumular grandes sumas de dinero. Y sorprendentemente, las investigaciones demostraron que los pobres y necesitados son los que ofrendan con más frecuencia para estos predicadores de televisión. ¿Por qué? - Porque ellos a menudo sienten que solo un "milagro" financiero puede salvarles. Es bastante común que cristianos desesperados ofrendan y ofrendan, mucho más allá de sus posibilidades, en la esperanza de que Dios los rescatara. Algunos incluso pierden sus casas. Y los ancianos y enfermos a menudo dan de manera sacrificial, en la esperanza de alguna mejora.
Muchos predicadores están muy conscientes de la clase de personas que están explotando. Cuán enfermizo es todo esto. Como dijo Jesús en Mat.23:14: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas..." Yo tiemblo al pensar en el destino que espera a algunos de estos predicadores en el día del juicio.
Mucho del razonamiento detrás de esta enseñanza de la "fe de semilla" es una distorsión del "sembrar y cosechar", lo que es un concepto bíblico. Pero cuando es distorsionado por los predicadores y se vende como un medio de "dar para recibir", entonces ha ido más allá de las Escrituras. La pureza del simple "dar de corazón" se pierde, y se remplaza por motivos egoístas. ¡La gente ofrenda porque el predicador "garantiza" que recibirán una "gran ganancia" de su inversión! La motivación es tan equivocada que no me sorprende que esta doctrina haya producido un fruto desastroso en la iglesia.
Entonces la próxima vez que Ud. escucha en la televisión a un predicador que utiliza esta clase de manipulación para que Ud. le dé cien dólares, ¡asegúrese de reprender el engaño en el nombre de Jesús, y apague la tele!
Todos estaríamos mucho mejor si diéramos a los POBRES, como Jesús mandó.

¿Es equivocado utilizar la televisión?

La respuesta obvia es "No" - aunque la televisión es tan abusada por muchos predicadores. El hecho es, la televisión es simplemente un medio de comunicación que se puede utilizar tanto para el bien como para el mal. Yo mismo hice un show de televisión en cinco partes para la televisión secular, hace unos años en Nueva Zelandia. Lo hicimos de una manera muy económica y entrevistamos a ex-miembros de pandillas que se habían convertido, etc. Entonces no tengo ningún problema con el medio en sí. Puede ser muy eficaz. La pregunta crucial es CÓMO la utilizamos, cuánto DINERO estamos gastando, y si estamos presentando la palabra de Dios pura y sin mancha. Realmente es importante qué clase de "Jesús" representamos ante el mundo. Este es el gran problema con mucho de la televisión cristiana hoy. Esto es lo que trae desgracia al nombre de Cristo. Y Dios no avalará esto.

¡Entonces no es cierto que cuesta una fortuna llevar algo a la televisión en América!
Creo que en los años futuros veremos que Dios utilizará TODOS los medios diferentes para difundir Su mensaje. En la primera Gran Reforma, la imprenta había sido inventada poco antes, y Dios la utilizó grandemente. Lo mismo es cierto de la internet, la radio, y aun la televisión hoy. No tengo ningún problema con utilizar estas cosas. Pero es la MANERA cómo las usamos, que es el factor crucial - y es importante no centrarnos alrededor del DINERO.