Cabecera

Si estos pensamientos y estas palabras son oportunas, reflexione sobre ellas y, con la ayuda del Espíritu Santo, actúe con conciencia. Creo de todo corazón que son el mapa de carreteras digno de confianza para llegar a su vida y su familia.

domingo, 21 de julio de 2013

¿Como Seremos En El Cielo?

clip_image002


Perfección.
La mayoría de nosotros entendemos el concepto, pero tenemos dificultades para imaginar algo verdaderamente perfecto. Toda en nuestra experiencia de vida en la tierra es deficiente e imperfecta.
Y para aquellos que conocen y aman al Señor, las imperfecciones de las que estamos más profundamente conscientes con frecuencia tienden a ser las nuestras. No estoy hablando de la fragilidad de nuestros cuerpos, aunque creemos que también estas. Pero las imperfecciones que nos preocupan no son superficiales. El verdadero problema es pecaminoso que viene directamente del corazón (Marcos 7:21-23).
Por supuesto, tenemos una tendencia a ser más tolerantes con nuestras propias imperfecciones que de los defectos de los demás. Nosotros tratamos de cubrirnos, pero en nuestros corazones sabemos muy bien que somos lamentablemente y pecaminosamente imperfectos. ¿Qué cristiano no puede hacerse eco del sentimiento Pablo expresado en Romanos 7:24: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”
No estamos solos en esto. El universo entero sufre los efectos del pecado humano. Pablo escribe: “Porque sabemos que toda la creación gime y sufre dolores de parto hasta ahora” (Romanos 8:22). Es por eso que todo lo que podemos conocer de la tierra es imperfección. Toda la creación agoniza bajo el efecto cruel de la maldición del pecado, a la espera de la consumación de todas las cosas, cuando finalmente sea quitada la maldición.
En ese momento, todo será perfecto. El dolor, la tristeza y el gemido de la creación finalmente dejaran de existir. “Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con gritos de júbilo, gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y el dolor y el gemido huirán” (Isaías 35:10).
No sólo eso, sino que vamos a ser perfeccionados gloriosamente. Toda persona —cuerpo y alma— se hará completamente nueva e impecable. Como el apóstol Juan escribió: “Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es.” (1 Juan 3:2).
No podemos imaginarlo ahora —“lo que seremos aún no ha aparecido,”— pero finalmente seremos total y completamente como Cristo. Este es el propósito por el cual Dios nos escogió en la eternidad: “ser conformados a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29).“Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él” (Efesios 1:4). Él ya ha comenzado su buena obra en nosotros, y Él fielmente “la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). Y cuando veamos a Cristo, seremos hechos al instante y sumariamente completamente perfectos, porque le veremos tal como él es.
El cielo es un lugar perfecto para gente hecha perfecta. La perfección es el objetivo de la obra santificadora de Dios en nosotros. Él no sólo nos hace mejores de lo que somos, Él nos está conformando a la imagen de su Hijo. Él nos hace aptos para morar en Su presencia para siempre. La perfección absoluta de los cielos es la consumación de nuestra salvación. Es el propósito para el cual Él nos escogió antes de la fundación del mundo.